jueves, 9 de julio de 2015

Hasta Siempre Bernabé


Buenas Tardes. 

Esta mañana me sobrecogió la noticia del fallecimiento de una de las mentes prodigiosas de nuestro tiempo.

Bernabé Tierno es uno de los referentes no solo nacionales sino internacionales de la Psicología y la Psicopedagogía.

Su repercusion mediatica con artículos sobre todo de Psicología Escolar y Positiva ha sido abrumadora así que me imagino que entenderéis que es muy difícil elegir algo de Él para compartiros en esta despedida, pero iba con la seguridad de que uno no puede equivocarse porque no he leido nada de Él que no me haya contribuido de gran manera a mi edificacion personal y como profesional de la educación.

Finalmente me he decantado por compartiros estas reflexiones que tiene expuestas en su blog y creo que pueden ser un buen resumen que englobe muchas de las enseñanza que este gran maestro nos ha dejado para hacernos mas fácil esta inmensa tarea que es descubrir los entresijos de la mente humana.

Mientras lo despedimos con el convencimiento de que ya está descansando con la inigualable sensacion que solo puede dar el trabajo bien hecho.... nos queda el consuelo de disfrutar la inmensa herencia popular que nos deja con su bibliografía y sus reflexiones que están en Internet y seguirán por siempre edificando a  quienes con su humildad se acerquen a este emblema del Saber.....


Reflexiones de Bernabé Tierno
1.- Cuando nos llega el amor, todo nuestro ser se siente inundado de alegría y los poros del alma y del cuerpo respiran ese amor. Los ojos (la mirada) son las ventanas del alma y, precisamente, por esa ventana de nuestra alma es por donde mejor y más fácilmente cualquiera puede expresar su amor. A la mirada hay que añadir la expresión del rostro en general y las actitudes positivas, así como los gestos dinámicos y acogedores, que no pueden reprimirse porque nos inundan como una incontenible avalancha de afectos.

2.- Disfruta de la travesía y del paisaje porque tu felicidad no está al extremo del camino, sino que el mismo camino es la causa de tu felicidad.

3.- La sinergia del yo y del tú en perfecta compenetración. "Existes y todo ya naturalmente tiene un sentido".
Cada yo, según piensa, siente, ama, vive y se proyecta, necesita su tú en quien proyectarse, hacerse, motivarse y autorrealizarse. Deben en completa sinergia y compenetración caminar en compañía mutuamente gratificante, libre de miedos y pletóricos de alegría y esperanza.

4.- Todo nuestro hacer nos hace.

5.- Bajo la infinita diversidad de la vida, de todo cuanto existe, subyace la unidad de un espíritu, de una energía que todo lo inunda, penetra y envuelve.

6.- El silencio fecundo de la meditación y la reflexión, la ausencia de juicios de valor y de críticas, estar en frecuente conexión con la naturaleza, percibiendo la interacción de todos los elementos y de todas las fuerzas de la vida bajo el denominador común de la inagotable energía universal que todo lo vivifica, nos llevará inexorablemente desde la comunión directa con la naturaleza al contacto profundo y estrecho con la esencia más íntima del ser, de lo que verdaderamente somos.
7.- Todos somos universos en miniatura, distintos e irrepetibles, con nuestra propia personalidad e individualidad, y formamos parte del universo con mayúscula, del Todo que se rige por el principio del intercambio dinámico, del dar y del recibir.

8.- Cada uno de nosotros teje una hebra en la tela de la creación. Nadie puede tejer esa hebra por nosotros.

9.- La hoja de parra que troceas con tus dedos, los pétalos de la rosa con los que cubres la almohada de tu amada, la hierba verde que hace paso a los senderos por los que caminas, tu cuerpo, el cuerpecillo leve de un pájaro que cabe en el cuenco de tu mano y que picotea en este momento los higos maduros de la higuera… todo, todo, en sus componentes esenciales, no es otra cosa que energía e información, atención e intención…

10.- A la noche le sigue el día, como a la tempestad la calma. Así es la naturaleza y tú formas parte de ella. Por eso, toma conciencia de tus sentimientos y de tus estados anímicos y de cómo alternan los buenos con los regulares y los pésimos. Acepta que las cosas sean así y no te tomes demasiado en serio esas variaciones y alternancias… vivir es cambiar.

11.- En dar está la recompensa… Haz el bien siempre que puedas, en todo lugar y circunstancia y el mismo bien que reportas a los demás te será devuelto con creces. ¿Quién hay ahora mismo cerca de ti que te necesite? Haz el bien primero a quienes tienes más cerca y siempre a cualquiera que se cruce en tu camino…pero sin distinción, sin mirar a quien lo haces, necesariamente.

12.- Lo verdaderamente grande es lo pequeño, lo normal, lo cotidiano, realizado con amor en el tedioso día a día de la existencia, sin esperar a que un hecho heroico nos catapulte a la fama y a la gloria. Precisamente, lo heroico de verdad es el constante buen hacer de lo cotidiano.

13.- Cuenta tu vida por tus sonrisas, no por tus lágrimas.

14.- Son los ojos las ventanas del alma y el espejo en el que se reflejan tus sentimientos, afectos, deseos, inquietudes, dudas, temores… Procura impregnarlos del amor y de la paz que brota de tu interior y abraza a cada semejante cuando le mires y le hables.

15.- Todo tiene su porqué y su para qué en la vida. Nada es al azar. Cada ser, cada persona es singular, pieza única, ser irrepetible con un proyecto, con un propósito existencial, que debe llevar a cabo en beneficio de los demás y para hacer posible el bien, el orden y la armonía universal.
 
16.- Ama, consuela, acoge, abraza, sonríe, acompaña, perdona, entrega...Sal de ti hacia tus semejantes y dales lo mejor de tu persona. Aunque nada recibieras a cambio, tú ya te has llenado, completado y enriquecido, invirtiendo en el banco universal del amor incondicional, solidario y generoso.

17.- Que nada ni nadie, por ningún motivo, te impida disfrutar de la experiencia cotidiana de amar y sentirte amado, de ocupar un primer plano en la mente y en el corazón de la persona amada. No es posible vivir sin amor.

18.- Aprende a decir ¡NO! sin inmutarte, cuando te veas en la obligación de hacerlo. Que nadie te organice tu vida ni te lleve a donde no quieras, ni te obligue a hacer, decir u obrar en contra de tu voluntad. Eres dueño de tus actos, de tus decisiones y de ti mismo y nadie puede tomarse la libertad de pretender torcer tu voluntad, salvo que le asistan buenas razones y sea la fuerza de sus argumentos la que te mueva a cambiar de opinión.

19.- Practica siempre y por donde vayas el trato respetuoso y amable, la actitud dialogante y benevolente y el afán por hacer el bien sin mirar a quién y nunca te faltará una mano amiga, estés donde estés. Quien camina con las manos tendidas y los brazos abiertos en cualquier lugar encontrará ayuda, calor humano, consuelo y felicidad. No hay bien alguno que nos deleite o satisfaga si no lo compartimos.

20.- Las emociones positivas adecuadas son el resultado de la satisfacción de los ideales humanos, como es el caso del amor, el placer, la felicidad y el éxito, pero no hay que perder la perspectiva y, desde la humildad, saber respetar, valorar y tratar bien a los demás.
21.- La inteligencia interpersonal comprende todas las habilidades y destrezas personales para entender a los demás: saber qué es lo que motiva e importa de verdad, de qué forma se relacionan unos con otros y el tipo de emociones que los embargan. Consiste en saber darse cuenta y saber diferenciar sus motivaciones, así como sus temperamentos.

22.- No ceses de ser luz para ti mismo y para los demás y espejo que refleje todos los colores del arco iris de la vida.
23.- Siempre camina de la mano de la verdad, de la armonía, de la belleza y de la riqueza interior, de la sencillez y del amor.

24.-  Aprende a utilizar tu poderosa mente, pletórica de posibilidades.

25.- Decántate siempre por la verdad, pégate a ella, sé un tenaz y fiel buscador de la realidad por dura que pueda ser, pero con humildad.

26.- Llena la mochila de tu alma de gozo por vivir. Acostúmbrate cada día a llenar tu alma, tu mente, tu corazón, tu piel y tus sentimientos de abundantes provisiones de paz, de gozo por vivir, de amor a la vida, de abrazos, de besos, de risas, de caricias, de miradas de complicidad y de ternura.

27.- Hoy y siempre que puedas, deja que la naturaleza con todo su esplendor, vigor y belleza inunde tus sentidos y te llene de vida.

28.- Prodiga la caricia de tus palabras.

29.- Cada día es un proyecto de lo que tú decides hacer con tu vida. No te determinan las circunstancias, te determinas tú a ti mismo como único artesano de tu propio destino.

30.- Desarrollar una percepción correcta de la realidad, buscar la verdad y aprender de la experiencia propia y ajena es la primera condición para la eficacia.

31.- Nos pueden despojar de todo menos de la capacidad de elegir nuestra propia actitud, nuestro camino, nuestro destino, sean cuales fueren las circunstancias de nuestra vida.
 
32.- El éxito ha de partir de de dentro hacia afuera; por eso, es antes el éxito en casa que fuera de ella. El verdadero éxito, el del triunfador auténtico siempre tiene como compañeros de viaje la honestidad y la dignidad en el vivir.
 
33.- La fe en lo que somos y en lo que podemos llegar a ser determina con bastante exactitud lo que seremos en la realidad. Nuestra fe y nuestra ilusión deben ir propulsadas por la pasión, esa desatada fuerza interior que pulveriza cualquier dificultad y desconoce la palabra imposible.
 
34.- La integridad y la honradez son siempre consecuencia de la coherencia interna, de la perfecta sincronía interior entre lo que pensamos, decimos y hacemos, y esto no es posible sin una jerarquía de valores morales, sin un orden moral objetivo que ayude a discernir el bien del mal y garantice la convivencia entre los seres humanos.
 
35.- Uno de los secretos del verdadero entusiasmo es hacer su aliada a la imaginación.
 
36.- Nuestra voluntad es poderosa gracias a los hábitos, por los cuales ejecutamos de forma casi automática aquello que hemos querido y decidido previamente. Desarrollar la voluntad consiste en contraer hábitos de querer; pero no hay hábitos de querer, no hay voluntad, no hay éxito posible sin esfuerzo.
 
37.- La calidad de nuestros pensamientos determina en buena medida la calidad de nuestra vida.
 
38.- El hombre de esperanza es una persona centrada que ha hecho del amor la razón de su existencia y encuentra su felicidad en la actitud de servicio.
 
39.- La espiritualidad está ahí, en lo más profundo, en la entraña del hombre.
 
40.- Es el momento de hablar del sentir y del actuar, de los sentimientos y de las conductas que proporcionan equilibrio y paz interior y nos convierten en personas dichosas, centradas, mentalmente sanas y llenas de esperanza y de alegría de vivir. El gozo interior y la fortaleza de espíritu, que surgen de la convicción de sentirse útil, camino y caminante, al descubrir que es posible la felicidad en la tierra, si la compartimos con los demás, vivimos para amar y nos hacemos luz para que la estela que dejamos a nuestro paso
por la vida sea de amor y de esperanza.
 
41.- El mundo de los valores constituye la puerta de entrada al mundo de la trascendencia, puesto que los valores pueden hacer referencia a una realidad metaempírica (realidad no verificable ni por los sentidos ni por la lógica de la razón)
 
42.- El gozo intelectual equivale a sentirse contentos por haber satisfecho las exigencias de sabiduría que acompañan al ser racional. Es una paz que se apodera del espíritu y lo libera de las tensiones que las aspiraciones no satisfechas producen al alma.
 
43.- La gratitud es un valor que no sólo transciende la vida del hombre que da y recibe, contribuyendo a que alcance un mayor grado de madurez y enriquecimiento personal, sino que hace más pacífica, grata y llevadera la convivencia humana.
 
44.- El poder del pensamiento es incalculable. Nuestra mente es una potentísima y mágica lente de infinitos aumentos y posibilidades. Si la centramos sobre lo bueno, lo aumenta y fomenta; pero, si la centramos sobre lo malo, también lo fomenta y multiplica. Conscientes de este inmenso poder que todos poseemos, cada uno debe concentrar toda su potencia mental sobre la bondad y las acciones meritorias de los demás, para aumentarlas y multiplicarlas sin medida.
 
45.- Reconocerse es saber que existen las luces y las sombras, las cumbres y los valles; las vegas feraces y los desiertos, y que este contraste se encuentra en nuestro propio paisaje interior mientras caminamos a nuestra tierra de promisión, hacia nuestra realización como personas auténticas, coherentes e íntegras.

46.- La ilusión, como otros valores e ideales, ocupa todo nuestro ser. Para entender un poco mejor su funcionamiento vamos a desgranarla en tres planos fundamentales: el afectivo-emocional (lo que se siente), el cognitivo (lo que se piensa) y el conductual (lo que se hace).
 
47.- La mansedumbre es el imperio de la paz sobre el ánimo sereno del que ha logrado dominarse a sí mismo; la actitud existencial del hombre apacible, que nunca pierde la calma, porque no permite que el tumulto de
los acontecimientos obnubile su corazón.
 
48.- El amor comprensión siempre está regido por una mente que piensa en positivo, abierta a la esperanza y que trata de ver el lado bueno de las personas y de las cosas. Amar y comprender, comprender y amar, es algo tan sublime y tan sencillo al mismo tiempo como estar pendientes de descubrir y alentar en cada ser humano lo mejor y hacérselo ver, para que incremente su fe en la vida, en los demás y en sí mismo.
 
49.- La empatía es la capacidad de que desarrollamos de sentir con el otro. Sus palabras no son sólo escuchadas, su situación no es sólo observada, sino que somos capaces de traducir todo lo que rodea a la persona en el plano de los sentimientos. El otro se convierte así en una prolongación de nosotros mismos, ya que somos capaces de ponernos en su lugar y entender mejor lo que sucede.
 
50.- La esperanza es la irrenunciable confianza de que algo cambiará con toda seguridad a mejor, teniendo claro que ese cambio no se producirá de forma milagrosa y casual, sino mediante una bien pensada actividad razonable ejercida por cada cual desde sus potencias interiores.
 
51.- El que mueve su mente, mueve todo su organismo, su cerebro, su corazón; se pone en contacto con emociones más íntimas para comprender su dolor, su amor, su amistad, sus alegrías…Para saber de sí, de los demás, de su vida que está inmersa en el piélago de la vida de los otros. No se olvida de la Naturaleza, que está ahí para su contemplación y disfrute. No se olvida de los animales, que están ahí para su compañía y utilidad, y por eso los cuida y respeta. No se olvida de los seres humanos, que están junto a él para ayudarle a vivir, para servirle de espejo, para que su encuentro profundo sean una fuente de enriquecimiento y desarrollo personal, en el sentido más amplio y más elevado de del término. Los hombres están ahí para acompañarle y ser uno con él. Quien ejercita su mente así lo entiende, así lo siente y así desea sentirlo siempre.
 
52.- Siempre que damos algo, recibimos mucho más y nos enriquecemos. También cuando damos las gracias suben los niveles de paz y de equilibrio interior y se refuerzan y revitalizan nuestros sentimientos más nobles.
 
53.- El yo de cada individuo es uno en tres planos en constante relación e interacción: el plano físico (cuerpo), el plano mental-psíquico (mente sana) y el plano espiritual (espíritu). Saber vivir y ser feliz supone lograr el mayor equilibrio posible entre estos tres aspectos de la propia realidad, de mi “yo” en perfecta unidad.
 
54.- Para poder comunicarnos y establecer una buena relación con los demás, primero hemos de hacer las paces con nosotros mismos y aprender a ser nuestros mejores amigos. Para ello es necesario reflexionar y mirar en lo profundo de nuestro corazón, encontrarnos y vernos tal como somos.
 
55.- La sensibilidad es la inclinación o propensión afectiva y generosa a comprender a los demás, a ser compasivos, bondadosos y tiernos. Esto nos lleva a cultivar un estilo de vida, unos modales delicados y una exquisita cortesía con nuestros semejantes. El mismo trato afable y cálido con que deseamos ser tratados, lo prodigamos con los demás.
Reflexiones de Bernabé Tierno
 
56.- Cada ser humano, por el hecho de haber nacido, está llamado a crear y recrear su unicidad de forma constante. Esta es su tarea a lo largo de la vida y en eso consiste el camino del ser, porque somos únicos e irrepetibles.
 
57.- Quien tiene ilusión, porque tiene ideales y cree en los valores, se asienta y afirma sobre el sentimiento de la propia autoestima, que se nutre de la conciencia de ser estimado y valorado por los demás.
 
58.- La libertad hace al hombre responsable de sus actos. Afirmar que el hombre es libre quiere decir que existe en él la capacidad fundamental de dirigir sus propios actos, de tomar en sus manos las riendas de su obra, de modo que ésta pueda considerarse verdaderamente “mía”, “tuya”, “suya”.
 
59.- Una persona que no es fiel a su propia identidad no será madura, auténtica. Son muchos los que pretenden fundamentar el valor de su persona sobre las apariencias de la imagen que ofrecen a los demás por medio de sus riquezas, su belleza o su poder. Confunden el tener con el ser e ignoran que todo el dinero del mundo es insuficiente para comprar la dignidad personal.
 
60.- La magnanimidad constituye el mayor motivo para crecerse en las dificultades, porque estimula la voluntad, aunque las circunstancias la limiten. Por eso, el magnánimo es valiente, sin caer en la temeridad del fantasmón, ni en la cobardía del pusilánime; porque su seguridad interior, lejos de asentarse sobre el narcisismo egoísta, se eleva con la inteligencia y la sabiduría práctica del prudente, lo que confiere a su conducta un halo de nobleza y dignidad.

Disfruta muchos mas pensamientos de Bernabé en:

http://cluboptimistavital.com/index.php/reflexiones/reflexiones-por-bernabe-tierno?limit=1&limitstart=0

Si de una cosa sabe el gran Bernabé Tierno es de transmitir esperanza.... por eso os comparto hoy mas que nunca este famoso ......

Acrónimo sobre la esperanza
E = Entusiasmo, Esfuerzo, Escucha atenta, Éxito, Esperanza paciente

S= Sentido común. Sensatez, Simpatía, Sinceridad, Sonrisa, Sosiego, Sociabilidad, Sinergia, Supervivencia

P= Positivismo, Posibilidades, Proyectos, Poder moral, actitudes prácticas, Programa de vida
 
E= Educación permanente, no cesamos de perfeccionarnos, Elección-decisión, Esmero, trato Exquisito

R= Respeto, Responsabilidad, Reflexión reconfortante, Retomar las cosas para verlas en todos sus ángulos

A= Actitud positiva, Apertura a la vida, Abrirse a todas las posibilidades, Abrir brazos y corazón

N= Naturalidad y espontaneidad, Normalidad, Neutralidad, no crearse problemas innecesarios

Z= Zanjar, poner las bases, asentar con firmeza las cosas. “Comenzar ya es tener la mitad del proyecto”, Zancada o paso largo y seguro en situaciones de emergencia, cuando la decisión lo es todo

A= Amabilidad como actitud. Amor a sí mismo, a los demás y a la vida. Aptitudes, valores y fortalezas humanas
 
Gracias Bernabé por todas tus enseñanzas que siempre nos harán el peregrinar por esta vida mucho mas fácil.
 
Descansa en Paz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada